viernes, 22 de enero de 2016

Sometimes I don't know what to think.

A veces no sé que pensar, y a veces me duele mucho respirar...
A veces si lo pienso mucho, se me rompe el corazón y se convierten en pedazos dividos, entre echar de menos:
Echar de menos de diferentes formas.
Echar de menos a una persona que no ves desde hace ¿seis meses?, en realidad el tiempo que pasa es lo de menos.
Echar de menos a personas que creías que eran diferente, o que cuando están con ciertas personas cambian completamente y se convierten en extraños.
Echar de menos a personas que desafortunadamente ya jamás volverás a ver, que se han ido a "un lugar mejor", aunque siempre permanecen en nuestra memoria, y al final lo que importa es no olvidar aunque duela recordar.
Entre recordar;
Recordar todo lo que ha pasado, es como tener una cicatriz enorme tatuada internamente en forma de punzada intensa en el alma.
Y recordar que a veces el mundo es tan jodido que es inevitable sentir dolor.
Y recordar que les necesito y ya no están...
Y no poder olvidar una maldita fecha de cumpleaños cuando la otra persona no se acordará de mi existencia.
Y pensar mil veces en lo mismo, mientras mis lágrimas no paran de bailar sintiendo la música triste que mi corazón toca solo para mi.
Y entre dolor:
Daño que no se cura con medicina, de ese que te recuerda que tan viva y a la misma vez cuán jodida estás.
Dolor, del que te hacen las personas que quieres pero callas porque no quieres perderlas.
Dolor que tragas tu sola, como una flema que no quiere salir y te ahogas tratando dejar salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario