domingo, 30 de octubre de 2016

Thinking about myself

  A veces creo que ni yo misma me conozco.  Sé más que nunca lo que quiero, -y realmente, sienta muy bien-. Estoy en el camino de conseguirlo y eso si que sienta genial. Sin embargo, a veces, tengo -otra vez- la sensación de no saber y me asusto, me entra el pánico y ya no puedo respirar, ni mirar en ninguna dirección. Sé que a veces es normal estar asustada, está todo en mi cabeza. Me siento confundida porque la vida siempre se empeñó en ponerse en mi contra. Y aún sin haber empezado algo ya creo que me va a salir mal. 
Pese a eso, estoy creciendo día a día y ya no me entra el pánico tan a menudo. 
Pienso sobre mi y creo que aunque aun queda mucho camino por recorrer, voy pasito a pasito recta hacia mi nueva meta, sin salir del camino ya establecido. 
Pienso sobre mi misma y a veces me sigue dando miedo pensar en cosas pasadas. 
En realidad si me siento feliz y orgullosa de los pasos que voy dando. Orgullosa Pudiendo hacer esto, a mi manera (con mis miedos y manías) pero haciéndolo por fin. 
Pienso sobre mi misma y ya no sufro, no tanto como antaño lo hacia. 
Pienso sobre mi misma y ahora se que nunca estuve sola, y nunca lo estaré. 
Y joder, soy afortunada por encontrar personas, -que si no hubiese vivido lo que viví- no estarían hoy en mi vida. 
No se como hubiese sido mi vida, si hubiese hecho lo que todos decían que debía hacer. PERO se que ahora soy feliz, con personas preciosas a mi lado. 
Si no sufres luego no seras capaz de apreciar el mejor de los días. 
Me encanta mi vida con sus mas y sus menos, aciertos y mil fallos. Con idas y venidas pero sobretodo y por encima de todo con ELLOS.